Deberíamos definir, en primer lugar, a qué redes nos referimos cuando hacemos referencia a “Redes de Comunicaciones Críticas”. Parece una pregunta adecuada en un entorno de comunicaciones digitales cada vez más convergentes y de conectividad plena.

Nos referiremos en este caso a las redes de comunicaciones radio especialmente dedicadas a servicios de comunicaciones de los servicios de emergencias: brigadas contraincendios, cuerpos de seguridad, servicios de emergencias sanitarias, etc. Esto podría hacerse extensivo a otros grupos privados de comunicación (flotas de vehículos, servicios en hospitales, aeropuertos, áreas industriales, etc.) pero tienen como elementos diferenciadores que la red es de uso privado (no accesible a cualquier usuario), es segura y deberían garantizar la privacidad en las comunicaciones y son de alta disponibilidad para los colectivos que las usan. Esto último es fundamental en caso de emergencias dónde los sistemas públicos de comunicaciones se suelen colapsar ante una demanda puntual para la que no están dimensionados.

Tecnológicamente, y hablando de sistemas digitales para este tipo de redes, tenemos sistemas propietarios como Tetrapol (Airbus Defence) usado en Francia y en España (SIRDEE) y sistemas basados en estándares ETSI como TETRA, DMR, o el más reciente LTE que se incorpora al esquema de soluciones digitales para redes de comunicaciones críticas.

Las cuestiones fundamentales que se plantean desde un punto de vista del diseño de estas redes comunicaciones críticas son tales como, qué área debe cubrir, cuántos usuarios va a tener, de qué espectro se dispone, qué tipo de comunicaciones se requieren (voz y/o datos, de alta velocidad o no, etc.), o qué nivel de encriptación de las comunicaciones se requerirá.

En este sentido TETRA aporta cuatro canales de voz (TDMA) y datos usando un radio canal de 25 KHz. En España sólo es utilizable en la banda de 380 – 400 MHz para servicios de seguridad y emergencia, aunque hay también en bandas más altas reserva para servicio público. Se trata de una tecnología ya muy madura dónde la interoperabilidad entre diferentes fabricantes es muy alta siendo posible la utilización de terminales de diferentes fabricantes con una infraestructura radio de otro.

DMR es un estándar más reciente (2005: Tier I y II; y 2012: Tier III (trunking)). Basado en el uso de TDMA con 2 time slots por radiocanal de 12,5 kHz que surge como alternativa para la digitalización de antiguos sistemas de radio terrestres analógicos. Son capaces de cursar dos canales de voz y datos a baja velocidad  (9,600 bps máx.). En cuanto a bandas de frecuencias, van desde sistemas en VHF a UHF. El uso de bandas en VHF puede ser de interés en zonas rurales dónde se necesita gran cobertura. A destacar que ya hay versiones de DMR para la banda baja de VHF (68 MHz – 87,5 MHz) en la que existen aún servicios analógicos de comunicaciones radio (ej. brigadas forestales)

LTE que es usado como estándar para las comunicaciones móviles 4G, también se está postulando para ser usado en redes de comunicaciones críticas dónde las transferencias de datos a alta velocidad sean un requerimiento importante y dependiendo del ancho de banda reservado. Aún están por definir dentro de LTE aspectos básicos de las redes de emergencia, el 3GPP trabaja en colaboración con TCCA para desarrollar el LTE para redes de emergencia. LTE como tecnología, está basado en OFDM, con canalizaciones desde 1,4 MHz hasta 20 MHz optimiza al máximo el uso del espectro y es capaz de llegar a tasas de transferencia de más de 100 Mbps. Este tipo de tecnología posibilitaría que otro tipo de servicios, como el video, puedan darse en este tipo de redes. Mientras que en EEUU y Canadá se espera que sea la banda de 700 MHz la usada para estos servicios, en Europa será la de 400 MHz la opción. En España está previsto reservar en 2018, 5+5 MHz en la banda de 450 MHz  según  se establece en la nota UN-31 del CNAF. Este espectro se prevé insuficiente para un despliegue efectivo de una red de banda ancha de amplia cobertura.

En cualquier caso, en redes de comunicaciones críticas, el diseño las infraestructuras de telecomunicaciones radio y su operación se vuelven también críticas y es dónde los operadores debemos jugar un importante papel para que los servicios que estas redes soportan puedan ofrecerse con las máximas garantías para los colectivos que los usan dada su criticidad. En este sentido, desde el dimensionamiento del sistema y su cobertura, desde la provisión adecuada de las infraestructuras (emplazamientos, sistemas redundantes de energía, baterías, estaciones base, sistemas radiantes,  etc.) y hasta la operación de red con su supervisión y control remoto 24 x 7 son la apuesta de valor que se hace desde los operadores de infraestructuras radio como actores principales en el desarrollo de este tipo de redes.

Francisco Hurtado, Director de la Unidad Técnica y Operaciones de Axión  y Cristina Peñas, Gerente de ingeniería de redes